AYUNO – LA MEDITACIÓN DEL SISTEMA DIGESTIVO

Las personas, no solo contamos con millones de neuronas trabajando en nuestro cerebro craneal y médula. Existe un gran número de ellas repartidas por todo el tracto digestivo. Estas neuronas se encargan de los procesos de asimilación y digestión, etc.

En este enlace puedes ver un vídeo que trata de ello: (el vientre: nuestro segundo cerebro).

Por otro lado, está de sobra reconocido que la meditación contribuye de forma muy positiva a un bienestar completo de la persona. Sus beneficios actúan dotando de mayor eficiencia a nuestro organismo, en todos los niveles (físico, mental y emocional).

Así como descansan nuestras neuronas cerebrales durante la desconexión producida al meditar o realizar alguna actividad de modo meditativo (danzar, caminar, escuchar música, pintar, cantar, hacer ejercicio, incluso, quizá algún tipo de trabajo, descansar, reír) considero, que del mismo modo actúa un ayuno consciente en las neuronas repartidas por todo nuestro sistema digestivo.

Teniendo en cuenta esto, se me ocurre relacionar el ayuno con la meditación. Comprendiéndolo como un descanso consciente para las neuronas encargadas de los procesos digestivos. Siendo una opción nada desdeñable para recuperar la estabilidad intestinal y digestiva, tras algún trastorno de esta índole, por ejemplo.

Muchos estados emocionales se reflejan en nuestras “tripas”,dando lugar a incomodidades y tensiones viscerales. También pueden producirse intoxicaciones, constipados y otras enfermedades derivadas de, por ejemplo, un estreñimiento prolongado. Y no sólo eso, además, estas tensiones repercuten en nuestro estado mental, físico y emocional, con lo cual, se encadenan en un círculo vicioso.

Es evidente que a la industria no le interesa que los beneficios del ayuno sean parte de nuestra cotidianidad. Tanto la farmacia, como la industria alimentaria tienen sus motivos. En este enlace se comenta algo al respecto (Qué hace el ayuno a nuestro cerebro y por qué las farmacias non quieren que sepas.).

BENEFICIOS DEL AYUNO

  • El ayuno es el remedio de la naturaleza para todas las enfermedades y hay pocas excepciones a la regla. Esto afirma Upton Sinclair en su libro “The fasting cure” (“La cura por el ayuno”). Él atestigua que practica ayuno ante el más mínimo indicio de cualquier síntoma de malestar – un resfriado o un dolor de cabeza, sensación de depresión, una lengua sucia, o un rasguño en el dedo que no se cura rápidamente. Esto le reporta una sanación total.

Según este autor: los estudios del ayuno explican sus beneficios de la siguiente manera: el exceso de alimento se acumula en el sistema y se fermenta, y el cuerpo se llena de una mayor cantidad de materia venenosa de lo que los órganos de eliminación pueden manejar. El resultado es la obstrucción de estos órganos y de los vasos sanguíneos, – esto es lo que nos alerta el cuerpo a través de los dolores de cabeza y el reumatismo, arteriosclerosis, parálisis, apoplejía, enfermedad de Bright, cirrosis, etc, y por alterar la sangre y reduciendo la vitalidad, la misma condición prepara el sistema para la infección – para «resfriado» o neumonía o tuberculosis, o cualquiera de las fiebres. Tan pronto como el ayuno comienza, y el primer apetito se ha resistido, cesan las secreciones, y todo el sistema de asimilación, que utiliza gran parte de las energías del cuerpo, se detiene. El cuerpo entonces comienza una especie de limpieza de la casa, que debe ser ayudado por un enema y un baño diario, y, sobre todo, por abundante agua potable. La lengua se ensucia, la respiración y la transpiración se acelera, y esto continúa hasta que la enfermedad se ha eliminado al completo, cuando la lengua se aclara y regresa el hambre por sí mismo de forma inconfundible.

  • Según un estudio del “Centro Médico Intermountain del Corazón”, en Utah, Estados Unidos, el ayuno no sólo reduce el riesgo de enfermedades del corazón y diabetes, sino que también provoca cambios positivos importantes en los niveles de colesterol de una persona.

 

  • Facilita el descanso general y completo de los órganos vitales.

 

  • Detiene la ingesta de alimentos que se descomponen en el intestino e intoxican al cuerpo.

 

  • Vacía el tubo digestivo y se deshace de las bacterias de putrefacción.

 

  • Da a los órganos de eliminación una oportunidad para ponerse al día en su trabajo. Favorece la eliminación y desintoxica al organismo.

 

  • Reestablece la bioquímica y la fisiología normal y sana.

 

  • Favorece la desintegración y absorción de pus y flemas, derrames, depósitos, tejidos «enfermos,» y tumoraciones.

 

  • Rejuvenece las células, tejidos y órganos del cuerpo.

 

  • Permite la conservación y recanalización de la energía vital.

 

  • Incrementa la capacidad digestiva y de asimilación de nutrientes, tanto en el aparato digestivo como en cada una de las células del organismo.

 

  • Permite un descenso del peso o ascenso en su caso.

 

  • “(Ayunar te ayuda a) reducir la velocidad de la acumulación anormal de amiloide o la degeneración de las neuronas de dopamina en el mielanoma del Alzheimer y del Parkinson reduciendo el consumo de energía.

 

  • Además de ayudar a reducir las probabilidades de padecer Alzheimer y Parkinson, Mattson destaca que el ayuno reduce la inflamación, reduce el estrés oxidativo en los sistemas de órganos de todo el cuerpo, retrasa el padecimiento de enfermedades crónicas relacionadas al envejecimiento y que tu metabolismo energético cambia iniciándose la quema de grasas.

 

  • Se ha comprobado que ayunar aumenta la función cognitiva y aumenta la habilidad de las neuronas de formar y mantener conexiones entre ellas, lo que mejora la capacidad de aprendizaje y memoria.

 

“El ayuno intermitente mejora la habilidad de las células nerviosas para reparar el ADN” –Mark Mattson–
Ayunar representa un desafío para el cerebro, y que el cerebro responde adaptando las respuestas al estrés lo que ayuda al cerebro a lidiar mejor con el estrés y el riesgo de padecer enfermedades, de la misma forma en la que lo hace la práctica periódica de ejercicio.

“Desafía a tu cerebro, ya sea con el ayuno intermitente o con el ejercicio vigoroso… es un desafío cognitivo. Cuando esto ocurre los neurocircuitos se activan, los niveles de factores neuro-trópicos aumentan, esto promueve el crecimiento de neuronas, la formación y fortalecimiento de sinápsis” –Mark Mattson–

COMO LLEVAR A CABO UN AYUNO CORRECTAMENTE

Tipos de ayuno

En el ayuno, generalmente solo se beben líquidos, procurando que el aporte total de calorías no sobrepase las 300 diarias. Es importante suprimir lo innecesario –como el café, el tabaco o el alcohol– y comportarse con naturalidad, ya que ayunar es un acto natural y fisiológico. Las formas de ayunar son variadas:

  • Ayuno 0. Se toma solo agua. Es el más practicado entre los higienistas.
  • Toma de infusiones. El ayuno se realiza con infusiones que ayudan a tratar el problema concreto de cada persona.
  • Toma de mucílagos. Se indica en problemas intestinales y se toman sustancias mucilaginosas sin calorías –como el agar-agar o la zaragatona– que ayudan al tracto intestinal y a eliminar toxinas.

 

  • Ayuno Büchinger. A base de caldos, infusiones o zumos. Es el más parecido al que se trata en este artículo y resulta, junto al de savia de arce, el más llevadero y asequible para la mayoría de personas.

 

  • Mark Mattson, reconocido neurocientífico estadounidense, (quien actualmente es el Jefe del Laboratorio de Neurociencia en el Instituto Nacional de Envejecimiento) propone un ayuno intermitente:

En realidad lo que se hace es reducir considerablemente la ingesta de calorías durante unos días de la semana. Una forma de hacerlo es siguiendo el plan –testeado por Michael Mosley de la BBC– de 5:2, donde reduces tus alimentos a un cuarto de tu ingesta calórica normal (hasta alrededor de 500 cal. mujeres y 600 cal. hombres) durante dos días a la semana –no seguidos, puede ser por ejemplo un martes y un jueves– en los cuales además tomas bastante agua y té, mientras que los otros 5 días a la semana comes de forma normal.

 

LIMPIAR TU ORGANISMO Y TU MENTE

Si al hacer una limpieza del organismo, lo hacemos a través de una alimentación sana y equilibrada, y también incluimos ejercicio y meditación ayudaremos a eliminar las toxinas que en el se hayan quedado. Estas toxinas están en nosotros a través de los alimentos, la contaminación, el agua que bebemos; pero también a través de emociones y pensamientos perturbadores.

Con un plan de desintoxicación, favorecemos el mejor funcionamiento de nuestros órganos internos; haciendo descansar a nuestro cuerpo, reduciendo el consumo de energía y aclarando la mente

La depuración se puede realizar en un programa puntual de más o menos 10 días al año, y también creando hábitos de vida saludables y positivos que ayuden a que el cuerpo no se vuelva a intoxicar.

Próximamente compartiré más información relacionada..

Referencias

Ayunoterapia: Cómo hacer Ayuno
La cura por el ayuno de Upton Sinclair
Las claves de un ayuno saludable de Pablo Saz (médico naturista)
El ayuno resumido, ayunar para curar
¿Ayunar aporta algún beneficio a la salud?

Descargo de responsabilidad:

Cada persona cuenta con características dispares, y por tanto, no todas las recomendaciones son válidas para todos. La información aquí expuesta no debe sustituir nunca la opinión de un médico. Consulte con un profesional sanitario cualquier duda personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *