Escultura artesanía

RESPIRACIÓN Y PRANAYAMA

LA RESPIRACIÓN Y EL YOGA

La respiración es un proceso que nos une a la vida. Todos los procesos vitales están relacionados con la respiración. Nuestras células reciben oxígeno a través de la sangre. Cuando por las arterias circula sangre pobre en oxígeno, disminuye la vitalidad de cada una de las células.

Respirar profunda y ampliamente nos permite oxigenar el organismo de forma más plena.

Generalmente nuestra respiración suele ser muy superficial, además de la pobre calidad del aire que respiramos. Por esto nos vemos más vulnerables a las enfermedades, al cansancio, al nerviosismo y a la irritabilidad.

Proveer a los pulmones de oxígeno mediante la inspiración, es solo una parte de la función respiratoria. Ésta función se completa con expulsión del CO2, o dióxido de carbono al espirar. Las células se liberan de sus sustancias de deshecho a través de la purificación de la sangre, que se produce en los pulmones.

Es interesante conocer un poco más acerca de este ritmo orgánico que constituye el gesto respiratorio. Comprendiendo por qué respiramos de una forma u otra (acelerada, rítmica, o profunda, etc.) en un momento determinado, seremos capaces de concebir y llevar a cabo este proceso de forma más clara.

La respiración ocurre en las vísceras, pero implica también músculos, partes del esqueleto y articulaciones. Digamos pues, que la respiración conecta el sistema visceral y el sistema locomotor.

Por una parte, la respiración es habitualmente inconsciente, automática. Influye en nuestras acciones y emociones, y también es influenciada por ellas. Pero, al mismo tiempo, podemos intervenir ampliamente sobre ella. Lo cual repercute en muchos aspectos.

La manera en que respiramos tiene lugar con diversidad de tiempos, localizaciones en el cuerpo, volúmenes y velocidades. Te animo a observar el desarrollo de estos movimientos; a conocer las estructuras implicadas y a reconocer las fuerzas que impulsan uno u otro movimiento.

 

img_6138

 

POR QUÉ RESPIRAR POR LA NARIZ

En el yoga se recomienda llevar a cabo la respiración a través de la nariz. Pues, al inspirar por la boca no funcionan los bacilos de la nariz. Estos bacilos se encargan de filtrar el aire que respiramos, protegiéndonos de las enfermedades infecciosas, ya que éstas se transmiten por el aire.

Recoger gran cantidad de aire por la nariz ayudándonos con los pulmones, aporta mucha vitalidad al cuerpo y al corazón. Así, la sangre circula oxigenada y riega todos los órganos y sistemas de nuestro cuerpo.

Al exhalar, el aire sale de forma más gradual si lo hacemos por la nariz. Claro que hay ejercicios y momentos determinados en los que la exhalación es preferible llevarla a cabo por la boca.

 

QUÉ ES PRANAYAMA

La palabra Pranayama se traduce de dos maneras:

1.-“Prana” – “Yama” que significa control del Prana,
2.-“Prana” – “Ayama” que significa expansión y detención del Prana

Prana es la energía o fuerza vital que impregna todo el Universo. El cuerpo y la mente funcionan gracias al prana y el proceso respiratorio, es la forma más directa de absorber esta energía.

En el pranayama respiratorio el acto de la respiración tiene cuatro etapas distintas. Normalmente se tienen en cuenta dos (inhalación y exhalación), y olvidamos las breves pausas que se producen después de cada una de ellas:

  1. Inhalación o puraka. Proceso continuo y controlado. Se llenan los pulmones y se expande la caja torácica. El diafragma presiona hacia abajo.
  2. Una pausa de la respiración, llamada kumbhaka. Se realiza con los pulmones llenos.
  3. Exhalación o rechaka. Proceso suave y continuo, se relajan las estructuras (pulmones, caja torácica…) y el diafragma, que sube hacia arriba.
  4. Una pausa de la respiración (kumbhaka). Esta vez con los pulmones vacíos.

El Pranayama abarca un conjunto de técnicas respiratorias que mejoran la captación del oxigeno y eliminan el dióxido de carbono, incrementando la energía vital, limpian los canales energéticos (Nadhis y Chakras) y estimulan la circulación pránica. Además, proporcionan calma mental permitiendo alcanzar niveles de conciencia más profundos.

No son simples ejercicios respiratorios, ya que sus efectos crean un equilibrio entre cuerpo físico, mente y energía vital. La respiración y la mente están íntimamente ligadas, el estado de una afecta directamente a la otra. La regulación de la respiración equilibra el prana y éste, una vez estabilizado, serena la mente, lo cual es fundamental para la práctica de la meditación.

 

TIPOS DE RESPIRACIÓN EN EL YOGA

El principal ejercicio para la disciplina de la respiración, es la llamada “respiración completa”, que unifica tres tipos de respiración: abdominal, torácica y clavicular.

En el yoga existen diez tipos fundamentales de respiración-pranayama:

-Kapalabhati (de limpieza)

-Anuloma Viloma Pranayama (alterna o del sol y la luna)

-Surya Bhedana (solar)

-Ujjayi (respiración sonora o victoriosa)

-Sitkari (silbante)

-Sitali (refrescante)

-Bhastrika (de fuelle)

-Bhramari (sonido de abeja)

-Murchha (desfallecida o de desmayo)

-Plavini (flotante)

 

PRANAYAMA COMO HERRAMIENTA CURATIVA

A los ejercicios de respiración se les atribuyen facultades curativas y beneficios para la salud. En este sentido, el pranayama destaca frente a otros ejercicios. La diferencia reside en que su finalidad es aumentar el consumo de oxígeno con el mínimo ejercicio físico, en condiciones que podrían favorecer el almacenamiento de oxígeno. Mientras que otros ejercicios siempre implican una actividad enérgica de los músculos,…

Imagen0343

Para los yoguis, el prana es la fuerza que renueva las células, y no es posible que enferme una persona con todas sus células impregnadas de energía pránica. Es más, un cuerpo cargado de energía pránica puede ser una fuente de curación para los demás, por transmisión. Esto tiene una vigencia especial con algunas enfermedades concretas:

Asma y bronquitis; resfriados, catarros, problemas de senos nasales; tensión nervios; neurosis; insomnio; dolor de cabeza; indigestión; peso anormal (se cree que influye en el metabolismo); estreñimiento; tabaquismo.

A pesar de su profunda importancia, para la mayoría de la gente la respiración es el fondo de otras actividades y su continuo flujo permanece en la periferia de la conciencia. Lo que nos hace prestarle atención es un olor desagradable, algo que entra por la nariz por error o una gruesa capa de polvo, pero cuando estos problemas se resuelven, la respiración vuelve al fondo de nosotros. No somos conscientes de que la respiración se encuentra en cada pensamiento o movimiento.

No se trata de controlar continuamente la respiración. Los malos hábitos respiratorios, así como también la mala postura corporal y los desequilibrios musculares, hacen que la respiración no sea tan eficaz. Los bajos niveles de energía, la falta de aliento, la ansiedad, el estrés y la poca concentración son algunos síntomas de esta deficiencia.

Pero estas condiciones se pueden revertir aplicando técnicas básicas que ayudan a mejorar la forma de respirar.

 

OTRAS MANERAS DE NUTRIRNOS DE PRANA O ENERGÍA VITAL

10422043_10206281147731230_5839813397587768352_n

Si bien el PRANAYAMA consiste en el control de la energía vital, no solo la respiración es un método para trabajar con esta energía. La energía humana no solo depende de los factores externos, sino también de pensamientos y fuerzas biológicas.

  1. En cuanto a los FACTORES EXTERNOS, obtenemos energía de:

-Los rayos solares;

-El oxígeno;

-Los alimentos;

-Los líquidos.

  1. En lo que se refiere a los PENSAMIENTOS Y FUERZAS BIOLÓGICAS, los seres humanos somos capaces de recargarnos:

-Identificándonos y manifestándonos como energía vital ilimitada, y no con las limitaciones o enfermedades del cuerpo. Es decir, percibiendo el cuerpo como la energía vital que lo sostiene. No solo como huesos, carne,…

-Hacer que la energía impregne el cuerpo mediante ejercicios en los que llevamos tensión al cuerpo de manera gradual, y relajando esta tensión mediante la relajación.

-Haciendo uso de nuestra voluntad para poner en contacto: la energía vital propia, con la energía vital que nos rodea, a través de la meditación. Así evitamos el cansancio.

-Mediante la relajación, el cuerpo recarga su energía, así ésta puede ser aprovechada para propósitos mejores, que cuando nos hayamos medio “descargadxs”.

 

Bibliografía

Apuntes SRF, Paramahansa Yogananda

El libro completo del Yoga, James Hewitt

Manual de Iniciación al yoga, André Van Lysebeth

Anatomía para el movimiento: La respiración, Blandine Calais-Germain

La filosofía Yoga, Fernándo Tola y Caremen Dragonetti

Yoga, teoría y práctica, Francesca Chiapponi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *